“SANYA” Schapiro, une figura olvidada pero instrumental en el nacimiento de la AIT

Alexander « Sanya » Schapiro

Alexander « Sanya » Moiseyevich Schapiro o Shapiro (en ruso: Александр « Саня » Моисеевич Шапиро; 1882 o 1883 – 5 de diciembre de 1946)[1]. es una de las figuras destacadas, aunque olvidadas, del movimiento libertario internacional de la primera mitad del siglo XX.

Nacido en el sur de Rusia, Schapiro abandonó Rusia a una edad temprana y pasó la mayor parte de sus primeros años como activista en Londres. Durante la Revolución Rusa, Schapiro regresó a Rusia y ayudó a los bolcheviques en su toma del poder durante la Revolución de Octubre. Allí se asoció con muchos otros anarquistas prominentes, incluidos Emma Goldman, Alexander Berkman y Peter Kropotkin, quienes regresaron como él a Rusia para participar en la Revolución. Cuando murió Kropotkin, Schapiro fue uno de los organizadores de su funeral.

Después de la Guerra Civil Rusa y el Levantamiento de Kronstadt, los anarquistas fueron reprimidos en la Unión Soviética y, después de intentar mantener una oposición anarquista clandestina en la Rusia soviética, Schapiro escapó al extranjero. Schapiro vivió en el exilio por el resto de su vida, siendo un apátrida de larga vida.

Primero se instaló en Alemania donde contribuyó activamente a la construcción de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), fundada en 1922 en Berlín. Schapiro colaboró con Goldman y Berkman en panfletos anarquistas denunciando al estado soviético por su autoritarismo y represión del anarquismo.

En los años 30’s, se fue a Francia donde se unió a la CGTSR, sección francesa de la AIT.

Durante la Revolución española, Schapiro fue muy crítico de la colaboración de unos anarquistas españolas con el gobierno republicano y se unió al entonces secretario de la AIT, el francés Pierre Besnard, en el Congreso de la AIT de junio de 1937 en París para denunciar a la CNT por abandonar los principios anarcosindicalistas. No dudó en hacer públicas sus críticas, publicando cartas abiertas con tono muy duro, a riesgo de enfadarse con los anarcosindicalistas españoles. Esto puede explicar por qué después de su muerte en 1946, volvió a caer en el olvido, mientras que muchas de sus críticas resultaron ser correctas a posteriori.

Schapiro ha sido fundamental en la creación de AIT en diciembre de 1922 en Berlín: cuando estalló la revolución rusa, muchos anarquistas se entusiasmaron y apoyaron el proceso revolucionario. Pero a medida que pasaba el tiempo y llegaba más y más información desde el interior de Rusia, comenzó a dejar espacio para la desilusión. Si bien muchos de los ex socialdemócratas se unieron a los Partidos Comunistas recién formados en cada países, muchos sindicalistas – que estaban mucho más revolucionarios que los social-demócratas – se mostraron reacios a hacerlo. Pero, del punto de visto de los bolcheviques, fuera absolutamente crucial que los sindicalistas revolucionarios se unían a ellos para que la recién formada Internacional Comunista puede desarrollar su red en todo el mundo. Para atraer a los sindicalistas en su red, los bolcheviques crearon la Unión Internacional Roja del Trabajo (RILU, Red Internationale Labor Union) en 1921. Los anarcosindicalistas tuvieron que tomar una decisión estratégica por el futuro de su movimiento: ingresar a RILU para practicar la “infiltración” o crear una organización internacional nueva y separada y luego enfrentarse abiertamente a los bolcheviques. La intervención de Schapiro en el Congreso, detallando su propia experiencia de cooperación fallida con los bolcheviques que terminó en hostilidad y fuerte represión contra los anarquistas, logró en los asistentes al congreso que toda cooperación con los bolcheviques era imposible y la inevitabilidad de crear una nueva asociación internacional. En este sentido, si se puede considerar a Kropotkin como el abuelo de AIT, Emma Goldma como la tía, Rudolf Rocker como el hermano mayor y Acharya como el primo, Schapiro puede ser considerada de hecho como la partera del nacimiento de AIT.

Un anarquista cosmopolita temprano

Alexander Schapiro nació en 1882 o 1883 en Rostov-sobre-Don, en el sur de Rusia. Creció en Constantinopla porque su padre Moisés, miembro de la organización revolucionaria secreta Narodnaya Volya, que asesinó al zar Alejandro II en 1881, se vio obligado a huir del Imperio Ruso. Allí asistió a la escuela francesa. Schapiro creció hablando yiddish, ruso, francés y turco, y más tarde aprendería alemán e inglés. A mediados de la década de 1890, Moses Schapiro cambió al anarquismo y, a la edad de once años, Alexander Schapiro comenzó a estudiar las obras de teóricos anarquistas como Peter Kropotkin, Jean Grave y Élisée Reclus. A fines de la década de 1890, la familia Schapiro se mudó a Londres y entró en contacto con el medio de los anarquistas judíos detrás de la revista Arbeyter Fraynd. Después de terminar la escuela, Schapiro se mudó a Sofía, Bulgaria en 1899 [que se independizó del imperio otomano turco en 1878] para estudiar matemáticas y física.

En agosto de 1900 se trasladó a París para asistir a la Universidad de la Sorbona y posiblemente participar en un congreso anarquista internacional, que finalmente fue prohibido por las autoridades. Empezó a estudiar ingeniería o biología con la intención de emprender la carrera de medicina, pero se vio obligado a abandonar por motivos económicos. En París, conoció a muchos de los principales anarquistas de la ciudad y se convirtió en miembro de Étudiants socialistes révolutionnaires internationalistes (ESRI, Estudiantes internacionalistas revolucionarios socialistas), un grupo anarcosindicalista involucrado en los preparativos del congreso internacional prohibido. El sindicalismo fue un movimiento internacional que surgió primero en Francia y la CGT (Confederación General del Trabajo) y luego se extendió a muchos otros países. El movimiento luchó por una revolución para abolir el estado y el capitalismo y concibió esta revolución como basada en la huelga general.

En 1900 o 1901, por sugerencia de Kropotkin, Schapiro se mudó a Londres. Al igual que su padre, se convirtió en un miembro activo del movimiento anarquista de Londres. En ese momento, el movimiento en Londres era predominantemente judío ruso. Su figura principal fue Rudolf Rocker, un exiliado alemán no judío, pero el anarquista más conocido de la ciudad fue Kropotkin. En Londres, Schapiro trabajó como asistente del fisiólogo Augustus Waller, el inventor del electrocardiograma. Schapiro figura como autor en varias publicaciones del laboratorio de Waller, pero el trabajo también le permitió dedicar gran parte de su tiempo al movimiento anarquista.

Schapiro era miembro del colectivo Arbeter Fraynd (Amigo del trabajador). El colectivo estaba dividido sobre la cuestión de la participación en los sindicatos. Schapiro se opuso porque temía que los principios anarquistas pudieran verse comprometidos por el sindicalismo. Según Sam Dreen, otro miembro, era inteligente y capaz, pero también un intelectual obstinado y autoritario que no estaba en contacto con los problemas de los trabajadores. Fermin Rocker, hijo de Rudolf Rocker, otro miembro de Arbeter Fraynd, apreciaba a Schapiro y lo consideraba culto e inteligente, pero dogmático, intolerante y engreído.

Schapiro también fue miembro de la Federación Anarquista Judía, un grupo de inmigrantes anarquistas de Europa del Este. Estaba a cargo del Jubilee Street Club de la federación, que se estableció en 1906. Era principalmente una biblioteca y un centro de educación para adultos donde los trabajadores podían aprender sobre arte y humanidades. El club usaba yiddish pero estaba abierto a todos los trabajadores. Se convirtió en un foro para trabajadores, anarquistas y socialistas de diferentes nacionalidades y puntos de vista políticos e introdujo a muchas personas en el mundo del movimiento obrero y la política. En 1906 y 1907, Schapiro ayudó a publicar los Listki Chleb i Volja (folletos « pan y libertad »), una serie de folletos (Listki) escritos por Kropotkin. En los años posteriores a la Revolución Rusa de 1905, los anarquistas rusos fueron objeto de una severa represión gubernamental. Cientos fueron ejecutados o condenados a largas penas de prisión y muchos huyeron a Occidente. En 1907, los exiliados anarquistas establecieron la Cruz Roja Anarquista para protestar por el trato que el Imperio ruso daba a los anarquistas y para ayudar a los activistas encarcelados. Tenía su sede en Londres y Nueva York y sucursales en varias ciudades europeas y norteamericanas. Organizó conferencias y recolectó dinero y ropa para los prisioneros rusos. Junto con Kropotkin, Varlam Cherkezov y Rocker, Schapiro dirigió la sede de Londres.

En agosto de 1907, Schapiro fue el delegado de la Federación Anarquista Judía en el Congreso Anarquista Internacional en Ámsterdam, la reunión anarquista más grande de la historia, y uno de los organizadores del evento. El sindicalismo fue uno de los principales puntos de discusión. El anarquista francés Pierre Monatte fue el principal defensor del sindicalismo, mientras que el italiano Errico Malatesta lo criticó. El congreso ayudó a formar vínculos entre sindicalistas en varios países y difundir el movimiento. El congreso decidió formar una Oficina Internacional que también se conoció como la Internacional Anarquista. Schapiro, Rocker y Malatesta fueron elegidos como secretarios de la oficina. Schapiro se convirtió en el editor de la revista de la Oficina, el Bulletin de l’Internationale Anarchiste, que publicó en francés desde Londres hasta 1910. El Bulletin difundió información sobre movimientos anarquistas y sindicalistas entre países. Durante aproximadamente un año, apareció casi todos los meses, pero luego se extinguió lentamente. Schapiro escribió que la falta de entusiasmo del movimiento anarquista internacional por la Internacional Anarquista y el Boletín se debía al « temor de que la organización pudiera ser la forma en que la centralización y el autoritarismo pudieran colarse en el movimiento anarquista« . Rocker elogió la paciencia, la inteligencia y el talento que Schapiro exhibió en su trabajo para la Internacional Anarquista. En 1909, Schapiro, Rocker, Malatesta y John Turner convocaron repetidamente a un congreso de seguimiento, pero sus llamadas no recibieron respuesta. Como Finalmente, se planificó que el segundo congreso se llevara a cabo en Londres en agosto de 1914. Schapiro estuvo muy involucrado en los preparativos y publicó un boletín para facilitar la comunicación en el período previo al congreso. Se centró en el antimilitarismo, el sindicalismo y cuestiones organizativas. Anarquistas de varios países se comprometieron a asistir y Schapiro se mostró optimista de que el congreso sería un éxito. Sin embargo, tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, tuvo que cancelarse.

Schapiro participó en el Primer Congreso Sindicalista Internacional en Londres en 1913. No representó a ninguna organización, pero fue uno de los dos traductores, con Christiaan Cornelissen el otro. Los delegados alemanes elogiaron el enfoque objetivo de Schapiro, mientras que Alfred Rosmer lo consideró el único participante que no perdió el equilibrio. Hubo numerosas disputas en el congreso, pero finalmente se aprobó una Declaración de Principios Sindicalistas que pedía la abolición del estado y el capitalismo.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Schapiro era un organizador importante en el movimiento anarquista internacional, aunque nunca fue un activista tan conocido como Emma Goldman o Alexander Berkman, ya que por lo general se preocupaba por trabajar para el movimiento detrás de la escena pública. El estallido de la guerra se convirtió en un momento incisivo para el movimiento anarquista internacional y la izquierda radical en general. El milieu de los anarquistas exiliados en Londres estaba dividido por la guerra. Varios anarquistas apoyaron a sus respectivas naciones de origen en la guerra. En octubre de 1914, Kropotkin declaró su apoyo a los aliados. Argumentó que el militarismo alemán era el culpable de la guerra, que Alemania era el principal partidario de la reacción en Europa, que Francia y Bélgica tenían que ser liberadas del ataque alemán y que la clase obrera alemana era tan mala como la clase dominante alemana. Las opiniones de Kropotkin lo colocaban en minoría en el movimiento anarquista, aunque Cherkesov, el anarquista francés Jean Grave y el estadounidense Benjamin Tucker estaban de acuerdo con él. La pregunta dividió al movimiento. Schapiro se opuso inmediata y severamente a la guerra. En el otoño, Schapiro, Malatesta, Rocker y otros que se opusieron a la guerra debatieron el tema con Cherkesov, quien presentó las opiniones de Kropotkin. En marzo de 1915, unos 40 anarquistas, incluidos Schapiro, Malatesta y los estadounidenses Emma Goldman y Alexander Berkman, firmaron el Manifiesto anarquista internacional contra la guerra. El manifiesto denuncia la guerra como « la carnicería más espantosa que la historia jamás haya registrado » y una consecuencia del afán de lucro y poder del capitalismo. El papel de los anarquistas, según los firmantes, « es convocar a los esclavos a rebelarse contra los amos » y, por lo tanto, no tienen por qué apoyar a un lado o al otro. El lado a favor de la guerra en el debate anarquista respondió con un manifiesto propio, el Manifiesto de los Dieciséis, que fue escrito en su mayor parte por Kropotkin. También fue firmado por Cherkezov, Grave, Cornelissen y varios otros y argumenta que la oposición a la guerra solo sirvió para debilitar a los Aliados.

La mayoría de los anarquistas rompieron con Kropotkin por sus puntos de vista sobre la guerra. Schapiro y Rocker fueron de los pocos que mantuvieron su amistad con él. Rocker, sin embargo, fue internado como alienígena enemigo en diciembre de 1914. Schapiro se convirtió en el editor de la revista Arbeter Fraynd y trabajó con la socia de Rocker, Milly Witkop, para que siguiera funcionando. En 1916, Witkop también fue internado, Schapiro fue encarcelado por su oposición a la guerra y las autoridades cerraron la revista. Después de la liberación de Schapiro y la Revolución de febrero en Rusia, hizo campaña para que a los exiliados rusos se les permitiera regresar a su país de origen. Fue miembro de un comité encabezado por Georgy Chicherin, el posterior Comisario del Pueblo Soviético para Asuntos Exteriores.

Rusia y la revolución de la esperanza a la ira…

Schapiro regresó a Rusia y llegó a Petrogrado el 31 de mayo de 1917. Fue uno de los varios anarcosindicalistas que regresaron del exilio, incluidos Vladimir Shatov, Maksim Raevskii y Volin. Los tres habían formado parte del consejo editorial de la revista sindicalista Golos Truda (La Voz del Trabajo), el órgano de la Unión de Trabajadores Rusos de Estados Unidos y Canadá. Trajeron el diario con ellos de regreso a Rusia. Los sindicalistas formaron la Unión de Propaganda Anarcosindicalista y Golos Truda se convirtió en su portavoz. Schapiro se unió al equipo editorial de Golos Truda. La revista comenzó a aparecer en agosto de 1917. Publicaba artículos sobre el sindicalismo francés y la teoría de la huelga general. Schapiro fue el impulsor de la editorial de Golos Truda, que publicó traducciones al ruso de obras de teóricos sindicalistas occidentales como Fernand Pelloutier, Émile Pouget o Cornelissen. El grupo buscaba la abolición del estado y su reemplazo por una federación de « sindicatos campesinos, sindicatos industriales, comités de fábrica, comisiones de control y similares en las localidades de todo el país« . Apoyó a los soviets emergentes en el proceso revolucionario, pero estaba más entusiasmado con Los comités de fábrica, que surgieron después de la Revolución de Febrero como vehículos de control obrero sobre la producción. Golos Truda consideró a estos comités « las células de la futura sociedad socialista« . En un artículo en Golos Truda en septiembre, Schapiro pidió « la descentralización completa y la más amplia autodirección de las organizaciones locales » para evitar que los soviets se conviertan en una nueva forma de coerción política. En otro artículo, Schapiro criticó las próximas elecciones de la Asamblea Constituyente, llamando a « la abolición de todo poder, que solo impide y sofoca la creatividad revolucionaria » y criticando la idea de que los parlamentos pueden crear una sociedad libre.

Durante el Gobierno Provisional, hubo cierta convergencia entre Lenin y los bolcheviques por un lado y los anarquistas por el otro, ya que ambos pidieron la destitución del gobierno y varias declaraciones radicales de Lenin llevaron a los anarquistas a creer que había adoptado sus puntos de vista sobre la lucha revolucionaria. Sin embargo, cuando los bolcheviques ganaron mayorías en los soviets de Petrogrado y Moscú, los anarquistas, incluido Schapiro, se volvieron aprensivos. El Comité Militar Revolucionario de Petrogrado estaba dominado por bolcheviques, pero también incluía a cuatro anarquistas, Shatov entre ellos. El 25 de octubre derrocó al Gobierno Provisional, hecho que se conoció como la Revolución de Octubre. Eufórico por la revolución, Golos Truda también se alegró cuando los bolcheviques ordenaron el control obrero en todas las empresas con al menos cinco empleados en noviembre, pero el control de las fábricas pronto se transfirió al estado después de que el control obrero condujera al caos económico.

La Guerra Civil de 1918-1921 dividió el movimiento anarquista. La mayoría de los sindicalistas vieron al gobierno bolchevique como el mal menor, porque temían una victoria del Ejército Blanco. Los detalles sobre las actividades de Schapiro son escasos, pero colaboró más abiertamente con el gobierno bolchevique que la mayoría de los sindicalistas. Trabajó para el Comisariado de Asuntos Judíos, parte del Comisariado de Asuntos Exteriores, encabezado por Chicherin, a quien Schapiro había conocido en Londres. Para el Comisariado, produjo publicaciones periódicas en yiddish que promovían la Revolución pero que no eran específicamente bolcheviques. Para 1920, trabajaba como traductor para el Comisariado de Relaciones Exteriores. En un momento ocupó un alto cargo en el sindicato de trabajadores ferroviarios de Moscú. Mientras trabajaba para el régimen bolchevique, Schapiro continuó criticándolo, de manera mesurada según los partidarios y los críticos del gobierno bolchevique.

Un oponente a los bolcheviques dentro de la Unión Soviética

En 1918, el gobierno bolchevique inició una ola de represión hacia el movimiento anarquista. En mayo, Golos Truda fue clausurado. Schapiro centró su atención en hacer retroceder esta represión y ayudar a los presos anarquistas. En 1920, sindicalistas de varios países occidentales llegaron a Moscú para asistir al segundo congreso del Comintern. Sabían poco sobre las condiciones en Rusia. Mientras estaban en Moscú, varios sindicalistas, incluidos Augustin Souchy, Ángel Pestaña, Armando Borghi y Bertho Lepetit, visitaron a anarquistas como Emma Goldman, Alexander Berkman, ambos anarquistas nacidos en Rusia que regresaron de los Estados Unidos en 1919, Kropotkin, quien también había regresado a Rusia, y Schapiro.

Schapiro les transmitió la crítica de los sindicalistas rusos al régimen y sus temores de persecución. Algunos de esos sindicalistas luego plantearon estos problemas a la dirección bolchevique. Después del congreso, Alfred Rosmer, un sindicalista francés que se hizo comunista y miembro del Ejecutivo del Komintern, se quedó en Rusia. Rosmer se puso en contacto con Schapiro y se reunió con él en la imprenta de Golos Truda. Los sindicalistas rusos habían escrito una carta de protesta y esperaban que recibiría atención si Rosmer la presentaba al Komintern. Rosmer y Schapiro discutieron el problema y Rosmer se mostró optimista de que podría resolverse. El tono desafiante de la carta que redactaron los sindicalistas rusos sorprendió a Rosmer y se negó a presentar su declaración a menos que la suavizaran. Finalmente, Shapiro y Gregori Maximoff, otro miembro de Golos Truda, reescribieron la carta y Rosmer la envió en febrero de 1921. Nunca recibieron respuesta, ya que el levantamiento de Kronstadt puso fin a los intentos de reconciliación entre la dirección bolchevique y el movimiento anarquista.

Schapiro, como varios otros anarquistas, había visitado regularmente a Kropotkin. Aunque evitaron cuidadosamente la cuestión de la guerra, mantuvieron largas discusiones sobre la situación en Rusia. En enero de 1921, Kropotkin, de casi ochenta años y residente en Dmitrov, un suburbio de Moscú, contrajo neumonía. Schapiro, con Goldman y Nikolai Ivanovich Pavlov, tomaron un tren para visitarlo, pero su tren se retrasó y llegaron una hora después de su muerte el 8 de febrero. Schapiro y Berkman formaban parte de una comisión formada por los grupos anarquistas del país para organizar el funeral de Kropotkin. El funeral atrajo a 20.000 anarquistas y fue la última demostración anarquista  – y de hecho la última demostración  de cualquiera oposición… – en la Rusia comunista.

De camino a la estación en las calles de Dimitroff. Alexander Berkman camina frente al ataúd.

A principios de 1921, el gobierno comenzó a prohibir los escritos sindicalistas y anarquistas. Después del levantamiento de Kronstadt en marzo, el gobierno bolchevique comenzó a detener a los anarquistas. La crítica de Schapiro al régimen, que había sido bastante moderada, se convirtió en una oposición fundamental. En mayo, Schapiro fue uno de varios signatarios de una carta abierta a Lenin y la dirección bolchevique que circuló en Occidente. Protestó por la persecución de los anarquistas rusos a raíz de Kronstadt. En junio de 1921, Schapiro, junto con Goldman, Berkman y su colega anarquista Alexei Borovoi, escribieron de forma anónima un panfleto titulado La revolución rusa y el Partido Comunista, que fue publicado por Rocker e introducido de contrabando desde Alemania. Argumentaron que los anarquistas se habían abstenido de protestar por la represión ejercida contra ellos en Rusia mientras se libraba la Guerra Civil para no « ayudar al enemigo común, el imperialismo mundial« . Sin embargo, el final de la guerra había dejado en claro que la mayor amenaza para la revolución « no estaba fuera, sino dentro del país: un peligro resultante de la naturaleza misma de los arreglos sociales y económicos que caracterizan la actual ‘etapa transitoria’.»

Aunque recelosos de la persecución de sindicalistas en Rusia, representantes de organizaciones sindicalistas de varios países occidentales asistieron al congreso fundacional de la Internacional Roja de Sindicatos (RILU), que los bolcheviques convocaron en julio de 1921. Las disputas entre sindicalistas y comunistas sobre cuestiones tácticas dominaron el Congreso. La represión bolchevique del movimiento anarquista también se convirtió en un problema. El día antes de que comenzara el congreso, trece anarquistas rusos encarcelados iniciaron una huelga de hambre. Goldman, Berkman, el anarquista convertido en bolchevique Victor Serge y, sobre todo, Schapiro se aseguraron de que los sindicalistas visitantes estuvieran informados sobre el encarcelamiento de anarquistas y la huelga de hambre. Los sindicalistas extranjeros plantearon el problema al jefe de la Cheka, Félix Dzerzhinsky, y al mismo Lenin. Finalmente, las negociaciones en las que Schapiro, Berkman, dos delegados españoles y dos delegados franceses, quienes representaron al lado sindicalista, dieron como resultado un compromiso con la dirección bolchevique. Los presos anarquistas terminarían su huelga de hambre, serían liberados y abandonarían el país. Permanecieron encarcelados hasta septiembre, cuando fueron liberados y se les permitió emigrar a Alemania a finales de año. Entre ellos se encontraban Maximoff, Volin, Mark Mrachnyi y Efim Iarchuk, quienes habían trabajado con Schapiro en el grupo Golos Truda. Mientras las negociaciones aún estaban en curso, Nikolai Bukharin se dirigió al congreso de RILU en nombre del Partido Bolchevique y atacó al movimiento anarquista ruso. Esto hizo que el congreso estallara en gritos caóticos. El sindicalista francés Henri Sirolle respondió entonces por los delegados sindicalistas y defendió el anarquismo ruso. Exigió que se le permitiera dirigirse al congreso a un representante del movimiento sindicalista ruso que estaba presente, muy probablemente Schapiro, pero se le negó. Después del congreso, Schapiro denunció a la RILU como « la hija ilegítima de la Internacional Comunista y, en consecuencia, la sirvienta del Partido Comunista Ruso » y advirtió a los sindicalistas italianos que no se asocien con ella.

En Berlín Schapiro allana el camino para la creación de la AIT contra la IRLU…

En noviembre de 1921, Schapiro, Berkman y Goldman recibieron permiso del gobierno soviético para asistir a un congreso anarquista internacional en Berlín en Alemania que les habían prometido. Fueron retenidos en Letonia porque la visa para Alemania que se le han prometido no fue emitida. Goldman sospechaba que los bolcheviques estaban detrás de esto, pero es poco probable. El gobierno estadounidense había hecho circular fotos de Schapiro, Berkman y Goldman en sus embajadas extranjeras, ya que le preocupaba que Goldman pudiera intentar regresar a los Estados Unidos. Dado que ya se habían perdido el congreso, Suecia emitió las visas del trío dos semanas después, pero en el tren camino a Estocolmo, la policía letona los arrestó. Sus pertenencias fueron registradas y fueron encarcelados durante una semana. Esto fue diseñado por el comisionado estadounidense en Riga, quien luego pudo registrar las pertenencias de los anarquistas y hacer copias de todos los documentos en los que el gobierno estadounidense podría estar interesado. Schapiro, Berkman y Goldman fueron liberados y pudieron salir de Letonia hacia Suecia el 30 de diciembre. Su situación en Suecia era precaria y solo se les permitía permanecer mientras se comprometieran a no participar en actividades anarquistas. Mientras Berkman y Goldman permanecían en Estocolmo y escribían sobre sus experiencias en Rusia, Schapiro decidió unirse a los exiliados sindicalistas rusos en Berlín después de entrar secretamente en Alemania.

En junio de 1922 asistió a una conferencia sindicalista en Berlín. La reunión fue convocada para discutir la organización internacional del movimiento y si se debe negociar con la RILU o iniciar una internacional sindicalista independiente. Schapiro y Mrachnyi representaron al movimiento sindicalista ruso, pero también asistió un representante de los sindicatos centralistas de Rusia. Schapiro y Mrachnyi aprovecharon la reunión como otra oportunidad para denunciar la represión de los  sindicalistas y anarquistas por parte del gobierno soviético. La reunión decidió crear un Buró Sindicalista internacional, en el que Schapiro sería el representante ruso, y discutió la posición que debería tomar el movimiento sindicalista en la RILU. En cuanto a las negociaciones con la RILU, Schapiro presentó al congreso dos opciones. Los sindicalistas podrían presentar a los bolcheviques unas condiciones mínimas, que ellos podrían aceptar, o unas condiciones más duras, que ellos no podrían aceptar. Lo primero lo consideró una traición a los principios sindicalistas y lo segundo una mera estratagema. En cambio, propuso que los sindicalistas rompieran las negociaciones con la RILU y siguieran su propio camino. La asamblea adoptó una resolución que no mencionaba las negociaciones con la RILU. Este fue el final de la colaboración entre los movimientos sindicalistas y comunistas en la mayoría de los países. En su lugar, la conferencia formó una Oficina Sindicalista, en la que Schapiro representó a Rusia, para preparar una segunda conferencia en la que se formaría una internacional sindicalista.

Después de la reunión, Schapiro decidió regresar a Rusia, sintiendo que podía hacer una contribución allí. Se puso en contacto con Chicherin y recibió garantías de que podía regresar a Rusia con seguridad. Sin embargo, en la noche del 2 al 3 de septiembre, dos semanas después del regreso de Schapiro a Rusia, fue arrestado en Moscú. La policía secreta lo acusó de trabajar con anarquistas clandestinos, pero estaba más interesada en sus contactos internacionales. Chicherin ignoró una carta que Schapiro le envió desde la prisión y la RILU se negó a notificar al Buro Sindicalista de su arresto. Sin embargo, la noticia pronto llegó a Occidente y desató una campaña de solidaridad internacional para liberar a Schapiro. Después de que los sindicalistas occidentales, en particular la CGTU francesa, protestaron por su encarcelamiento, el gobierno soviético se preocupó que esto podría dañar las relaciones de RILU con ellos. Schapiro fue liberado y, acusado de actividades antisoviéticas, fue expulsado de Rusia en octubre de 1922, en el aniversario de la Revolución de Octubre. El propio Schapiro llamó sarcásticamente a esta coincidencia un « honor excepcional« . Posteriormente escribió sobre su encarcelamiento en varios diarios sindicalistas en Occidente.

El 10 de enero de 1922, tras su exilio de Rusia: de izquierda a derecha: Emma Goldman, Alexander Berkman, Lidya Gensa, Alexander Shapiro y el sueco Lindström que los recibió.

El papel decisivo de Sascha Schapiro en la afirmación del carácter anarcosindicalista de Ia AIT

Schapiro decidió regresar a Berlín. Se convirtió en uno de los sindicalistas rusos exiliados más activos.

Tras la decisión de la conferencia de junio de 1922 en Berlín, se planeó una nueva conferencia en diciembre del mismo año para establecer la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT, en inglés IWA, International Association of Workers[2]). Schapiro participó muy activamente en el congreso fundacional de la nueva AIT internacional anarcosindicalista. Redactó el primer borrador de los estatutos. Shapiro, por lo tanto, tuvo un papel esencial en la constitución de los principios libertarios de la AIT[3], de los que dice « El anarcosindicalismo es la Asociación Internacional de Trabajadores que no limita sus actividades a la lucha diaria por mejoras en los detalles, sino que pone en primer lugar lugar, como tan acertadamente dijo Kropotkin, la cuestión de la reconstrucción de la sociedad« .

Schapiro y Efim Iarchuk, otro ex editor de Golos Truda, representaron al movimiento sindicalista ruso. Las reflexiones sobre la Revolución Rusa jugaron un papel central en las deliberaciones, ya que la experiencia rusa demostró las diferencias fundamentales entre el sindicalismo y el socialismo de Estado, según los delegados. Rocker señaló el trato del gobierno bolchevique a Schapiro al defender la participación en RILU y la formación de una internacional sindicalista. El propio Schapiro argumentó que la participación en la RILU sería incompatible con los principios sindicalistas. El establecimiento de la AIT finalizó la ruptura del movimiento sindicalista internacional con el bolchevismo. Berlín fue seleccionada como sede de la AIT. Schapiro, Souchy y Rocker fueron elegidos para su secretaría. En pocos años, la AIT estaba formada por federaciones sindicales de Alemania, Italia, Suecia, España, Noruega, Portugal, los Países Bajos, Francia, Argentina y México, así como por afiliados menores en muchos otros países.

Schapiro consideró que la AIT era más importante que los otros miembros de la secretaría, quienes la consideraron principalmente como una respuesta tanto al bolchevismo como al reformismo. Veía la AIT como la continuación de los esfuerzos para unir el movimiento sindicalista internacional que había comenzado antes de la Primera Guerra Mundial y realizó la mayor parte del trabajo de la secretaría durante el primer año de la organización. Esperaba que las discusiones dentro de AIT condujeran a la unidad entre los sindicalistas en cuestiones relacionadas con tácticas y estrategias revolucionarias. Más tarde descubrió que la AIT frecuentemente tenía que mediar entre entendimientos contradictorios del anarcosindicalismo.

Desde 1923, Schapiro sirvió en el Comité Conjunto para la Defensa de los Revolucionarios Encarcelados en Rusia y luego en el Fondo de Ayuda para Anarquistas y Anarcosindicalistas Encarcelados en Rusia de la AIT. Este fondo ayudó a los revolucionarios encarcelados por los bolcheviques de todas las tendencias: anarcosindicalistas y anarquistas (incluido Néstor Makhno), pero también comunistas de izquierda, socialistas revolucionarios, maximalistas o incluso sionistas de izquierda.

Enviaron numerosos paquetes de ayuda y cartas de aliento a anarquistas en prisiones y gulags en la Unión Soviética. Schapiro y un grupo de exiliados que también incluía a Maximoff editaron el periódico anarcosindicalista Rabochii Put’ (El camino de los trabajadores), el órgano en ruso de la AIT. Fue impreso en las prensas de la revista sindicalista alemana Der Syndikalist con el apoyo financiero de la AIT y distribuido en secreto en Rusia. Se publicó en seis números de marzo a agosto de 1923. Schapiro usó el diario para exponer las lecciones que aprendió de la Revolución Rusa. Según él, los anarquistas reaccionaron a la revolución de dos maneras, ambas en parte contrarrevolucionarias. La primera posición la tomaron los anarquistas soviéticos que consideraban la dictadura como una fase de transición necesaria en el camino hacia una sociedad sin estado. El segundo sostenía que la revolución debía ser inmediatamente plenamente anarquista y por eso recurría al militarismo como Néstor Makhno. Concluyó que el anarquismo solo podía superar tales reacciones problemáticas prestando más atención a una teoría del proceso revolucionario que al ideal de una sociedad posrevolucionaria. Schapiro criticó repetidamente a Makhno y su movimiento, la Makhnovshchyna, como « no anarquista » o « anarquista de guerra« . Schapiro conoció a Makhno cuando este último se quedó en Berlín durante unas semanas en 1925 y la disputa se convirtió repetidamente en gritos.

En abril de 1932, Schapiro fue elegido nuevamente para la secretaría de la AIT, después de haberlo dejado en 1925. Inicialmente, con alrededor de 1,5 millones de trabajadores organizados en las organizaciones miembros de AIT, disminuyó rápidamente en gran parte debido a la represión del gobierno y tenía menos de medio millón de miembros según sus propias estimaciones en 19 29-1930. Este número creció inmediatamente cuando se restableció la democracia en España y la afiliada española de AIT, la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), pudo operar abiertamente, convirtiéndose en la organización miembro más grande de AIT. En diciembre de 1932, Schapiro viajó a Barcelona en representación de la AIT para constituir su organización ibérica. La CNT se vio acosada por la agitación interna, dividida entre por un lado la dirección más moderada, conocida como los “treintistas”, y por otro lado la Federación Anarquista Ibérica (FAI), que se estableció en 1927 para garantizar que se siguieran estrictamente los principios anarquistas. Schapiro se encargó de mediar en el conflicto entre la FAI y los treintistas.

Luego viajó a Francia, donde continuó trabajando con la AIT, siendo parte de la sección francesa de la AIT, la CGT-SR, y editó otro periódico anarcosindicalista, La Voix du Travail (La Voz del Trabajo).

En junio de 1939, justo antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, Schapiro partió de Europa rumbo a Nueva York completamente desilusionado tras el fracaso de la Revolución y la República española, y como la actividad de los anarcosindicalistas en Francia era muy dura: toda su energía estaba concentrada en ayudar a los refugiados españoles mientras también enfrentaban una gran represión por parte del gobierno que finalmente disolvería la organización al comienzo de la guerra.

Desde septiembre de 1945 hasta agosto de 1946, editó una nueva revista anarquista titulada New Trends (Nuevas Tendencias). Publicó artículos sobre el anarcosindicalismo, las situaciones en España y Rusia, así como el asesinato de Carlo Tresca. Alexander Schapiro murió de insuficiencia cardíaca en Nueva York el 5 de diciembre de 1946. La anarquista Mollie Fleshin reaccionó a la muerte de Schapiro escribiendo que « los mejores cerebros del movimiento se están desmayando uno tras otro y […] tengo la sensación de que el movimiento mismo se está desmayando« .

Pequeña bibliographia:

Avrich, Paul (1967). The Russian Anarchists. Princeton, NJ: Princeton University Press.

Avrich, Paul (1988). Anarchist Portraits. Princeton, NJ: Princeton University Press.

Avrich, Paul (2005). Anarchist Voices: An Oral History of Anarchism in America. Oakland, CA: AK Press.

Avrich, Paul; Avrich, Karen (2012). Sasha and Emma: The Anarchist Odyssey of Alexander Berkman and Emma Goldman. Cambridge, MA: Belknap Press of Harvard University Press.

Dahlmann, Dittmar (1995). « Russische Anarchisten im deutschen Exil 1919–1925 ». In Schlögel, Karl (ed.). Russische Emigration in Deutschland 1918 bis 1941: Leben im europäischen Bürgerkrieg. Berlin: Akademie Verlag. pp. 251–259.

Dam’e, Vadim (2006). Zabytyi internatsional: Mezhunarodnoe anarkho-sindikalistskoe dvizhenie mezhdu dvumia mirovymi voinami (Volume 1: Ot revoljucionnogo sindikalizma k anarho-sindikalizmu: 1918–1930). Moscow: Novoe literaturnoe obrozrenie.

Kloosterman, Jaap (1979). « Ter Inleiding ». In Hunink, Maria; Kloosterman, Jaap; Rogier, Jan (eds.). Over Buonarroti, internationale avant-gardes, Max Nettlau en het verzamelen van boeken, anarchistische ministers, de algebra van de revolutie, schilders en schrijvers: voor Arthur Lehning. Baarn: Wereldvenster. pp. 275–303.

Thorpe, Wayne (1989). « The Workers Themselves »: Revolutionary Syndicalism and International Labour, 1913–1923. Amsterdam: Kluwer.

Thorpe, Wayne (1990). « Syndicalist Internationalism before World War II ». In van der Linden, Marcel; Thorpe, Wayne (eds.). Revolutionary Syndicalism: An International Perspective. Aldershot, UK: Scolar Press. pp. 237–260.

Tosstorf, Reiner (2016). The Red International of Labour Unions (RILU) 1920–1937. Leiden: Brill.

Woodcock, George; Avakumović, Ivan (1950). The Anarchist Prince: A Biographical Study of Peter Kropotkin. London: T. V. Boardman.


[1]   Alexandre Schapiro es el homónimo del padre del genio matemático Alexandre Grothendieck. Alexander « Sascha » Schapiro (en ruso: Александр Шапиро, en ucraniano: Олександр Шапіро; c. 1889 – 1942), también conocido por los noms de guerre Alexander Tanarov, Sascha Piotr y Sergei, fue un anarquista judío ruso que luchó tanto en la La Guerra Civil de Rusia como en la Revolucion y la Guerra Civil Española. Nacido en una familia adinerada, Schapiro renunció a los privilegios de su educación y se afilió a los anarquistas en su adolescencia. Tras los albores de la Revolución Rusa, Schapiro se alineó con el Ejército Revolucionario de Ucrania, y luchó junto a Nestor Makhno y Maria Nikiforova hasta la derrota de los anarquistas a manos del Ejército Rojo en la Guerra Civil Rusa.

Tras la represión del anarquismo en la Unión Soviética, Schapiro escapó a Alemania y vivió en Berlín antes del ascenso de Adolf Hitler y el Partido Nazi. Tras el ascenso del fascismo alemán, Schapiro partió hacia España y luchó junto a los anarquistas en la revolución desde el verano de 1936.. Tras la victoria de los fascistas españoles y Francisco Franco, Schapiro escapó e intentó esconderse en la Francia ocupada por los nazis, pero las autoridades francesas de Vichy lo encontraron rápidamente y lo entregaron a los nazis. Schapiro fue posteriormente asesinado en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau en 1942.

Mientras vivía en Berlín, Schapiro estaba en una relación con la anarquista y periodista Johanna Grothendieck. Grothendieck dio a luz al hijo de Schapiro, Alexander Grothendieck, en 1928. Alexander Grothendieck se convertiría en uno de los matemáticos más famosos y renombrados del siglo XX.

[2] El nombre en inglés adoptado en 1922 fue International Working’s Men International (IWMA), como una referencia clara y directa al nombre en inglés de la Primera Internacional de 1864. Se cambió a International Worker’s Association (IWA) en los años 70, para tener un tono más neutral de género. En otros idiomas como el español o el francés, las siglas siguen siendo las mismas: AIT.

[3]   Alexandre schapiro obituary, Adunata dei Refrattari, 22-3-1947, New-york

=========

In English : “Sanya” Schapiro, a forgotten figure but instrumental  in the birth of the AIT

=========

extraido del folleto « Del sindicalismo revolucionario al anarcosindicalismo: El nacimiento de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) en Berlín, 1922 »

Folleto, 64 paginas. Se puede descargar aqui el PDF : DESCARGAR

Para recibir la version en papel enviar un email a contact@cnt-ait.info con su direccion o escribir a CNT-AIT, 7 rue St Remesy, 31000 TOULOUSE, FRANCIA

INDICE

Del sindicalismo revolucionario al anarcosindicalismo: El nacimiento de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) (Artur Lehning)

El congreso fundacional de la AIT interrumpido dos veces por la policía

Emma Goldman, testigo del Congreso fundacional de la AIT

“Sanya” Schapiro, une figura olvidada pero instrumental en el nacimiento de la AIT

MPT ACHARYA: del nacionalismo indu al Anarcosindicalismo (CNT-AIT, Francia)

Kropotkin y la reconstrucción de la Asociación Internacional de Trabajadores (KRAS-AIT)

2 commentaires sur “SANYA” Schapiro, une figura olvidada pero instrumental en el nacimiento de la AIT

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

%d blogueurs aiment cette page :