Agosto/septiembre de 1944: anarcosindicalistas en el levantamiento de Varsovia

El 1 de agosto de 1944, la resistencia polaca (Armia Krajowa) lanzó un levantamiento armado en Varsovia contra los ocupantes nazis alemanes como parte del plan militar nacional «Acción de Tormenta» (Burza en polaco). El levantamiento fue acompañado por la aparición de estructuras de resistencia, incluyendo unidades formadas por sindicalistas, en las que participaron los anarcosindicalistas polacos.

En el aspecto militar, el levantamiento estaba dirigido contra las fuerzas alemanas, pero el objetivo del plan era un último intento de preservar la soberanía polaca ante el avance del Ejército Rojo y la ambigua posición de los aliados occidentales respecto a las intenciones de la Unión Soviética.

Entre las fuerzas comprometidas de la Resistencia en el Levantamiento de Varsovia estaba la 104ª Compañía Sindicalista, formada en 1943 por el grupo de lucha anarcosindicalista de la ZSP. (Związek Syndykalistów Polskich, ZSP).

La ZSP fue a su vez una organización de resistencia armada, activa entre abril de 1941 y mediados de 1945, e incluía la tendencia anarcosindicalista del sindicato clandestino «Libertad y Pueblo» (Związek «Wolność i Lud») fundado en Varsovia el 21 de octubre de 1939.

La 104ª Compañía Unionista 

la compañía estaba formada por tres pelotones de asalto, un pelotón de reserva y dos pelotones de trabajo.

El 30 de julio, la compañía recibió 12 granadas artesanales del mando del distrito. La sede del grupo se encontraba inicialmente en la fábrica de cortinas Szlenkiern, en la calle Świętojerska 10.

El primer día de la sublevación, el 1 de agosto, antes de las 17:00 horas del 1 de agosto, sesenta soldados -entre ellos quince mujeres- llegaron al cuartel general. Su armamento era básico: 5 pistolas, 200 cartuchos, dos revólveres y 12 granadas.

La participación de los anarcosindicalistas en el levantamiento de Varsovia 

Al principio, la Compañía contaba con unos cincuenta soldados, pero rápidamente creció, con muchos voluntarios que se unieron a los primeros combatientes de la resistencia. 

Al tercer día de la sublevación, la compañía contaba con unos 360 voluntarios, aunque tenían una gran carencia de armas. No obstante, en la primera fase de la sublevación, lucharon en la Ciudad Vieja y desempeñaron un papel clave en muchas batallas, como la conquista del Castillo Real, el Barrio de San Juan, el Palacio Krasiński y la Imprenta de la Seguridad Nacional, que capturaron en la noche del 1 de agosto.

La situación mejoró cuando capturaron el Palacio Krasiński el 2 de agosto, consiguiendo muchos rifles y granadas, y capturando 42 prisioneros de guerra alemanes.

Por lo tanto, según los propios insurgentes, eran la unidad mejor armada que luchaba en la ciudad vieja. Esto significaba que a menudo se les asignaban tareas especiales, como la captura de edificios clave o la gestión de secciones peligrosas del frente de la calle

La Compañía no sólo participaba en el combate: tenía su propia panadería de campaña, que producía pan para distribuir a la población civil, y un hospital de campaña, dirigido por el Dr. Adam Krakowski. También tenía su propia fábrica de granadas. 

Además, tenía su propio servicio de prensa, compuesto por miembros de la Unión de Sindicalistas Polacos (ZSP). Publicaba dos periódicos: Iskra («Chispa») y Syndykalista.

También creó el Comité Cívico de la Ciudad Vieja y el Comité de Ayuda a los Niños, que ayudaron a los civiles. En definitiva, incluso en las difíciles condiciones de combate, pusieron en práctica ideales anarcosindicalistas como la autosuficiencia o el cuidado de los más débiles

la Compañía marcó su autonomía respecto al Ejército del Interior (Armia Krajowa, AK): lucharon con sus propios colores, la bandera roja y negra de los anarcosindicalistas, adornando sus uniformes y cascos con estos colores, lo que entraba en contradicción con la política del Ejército del Interior (la resistencia oficial), que exigía que la sustituyeran por la bandera nacional polaca roja y blanca y que cambiaran el nombre de su unidad, abandonando cualquier referencia al sindicalismo para la 104ª Compañía del Ejército del Interior

Tras los intensos combates de las primeras semanas de agosto de 1944, la Compañía se convirtió en la unidad polaca mejor equipada de la zona del casco antiguo. Participó en la toma del rascacielos PASTA y en escaramuzas en torno al Castillo Real de Varsovia. Luego, bajo la presión nazi, participó en la organización de la defensa de la Ciudad Vieja, incluida la Catedral de San Juan. 

Casco antiguo, calle Długa. Un insurgente con un fusil Mauser en posición de tiro en la trinchera que separa la calle Długa de la Catedral del Ejército Polaco. Los soldados de la 104ª Compañía de Sindicalistas mantuvieron sus posiciones aquí

En la segunda quincena de agosto, la Compañía estableció su sede en la Casa de los Maestros de la calle Brzozowa 12, donde permaneció hasta el derrumbe de la Ciudad Vieja. Fue aquí, en el piso del profesor Kazimierz Zakrzewski, donde se fundó la Unión de Sindicalistas Polacos (ZSP).

Septiembre de 1944: los últimos combates

Las pérdidas durante los combates fueron especialmente cuantiosas, los historiadores estiman que más del 50% de los combatientes quedaron fuera de combate, heridos, muertos o hechos prisioneros. A finales de agosto de 1944, la compañía, a la que sólo le quedaban unos 100 soldados, escapó por las alcantarillas hacia Warszawa-Śródmieście (el centro de Varsovia). Allí se unieron a una parte del batallón Boncza y participaron en los combates en el distrito de Powiśle, durante los cuales, el 6 de septiembre de 1944, la 104ª Compañía Unionista fue aplastada.

Los supervivientes del pelotón de asalto, con 26 hombres, consiguieron llegar a Czerniaków, donde se enfrentaron a un feroz combate. A principios de septiembre llevaron a cabo acciones de retaguardia durante la evacuación del casco antiguo de Varsovia.

El 15 de septiembre de 1944, tres supervivientes de la compañía consiguieron cruzar la orilla oriental del río Vístula

Más tarde, otros hombres lograron escapar al otro lado del río, donde se unieron al Primer Ejército Polaco. Los supervivientes escaparon para formar una brigada 

Traducida por Jorge Joya

Original: http://cnt-ait.info/2021/09/07/insurrection-varsovie-44/

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *