Sobre la aparición del anarcosindicalismo en Bangladesh

El crecimiento del Anarcosindicalismo en Bangladesh

http://www.bangladeshasf.com/

El movimiento anarquista obrero de Bangladesh tiene menos de cinco años. Nació de las cenizas del fracasado marxismo-leninismo. El autor de este artículo recuerda el anterior período de la historia de Bangladesh en el cual el marxismo-leninismo ostentaba la hegemonía. Fue un período de profunda fe y afección por el pensamiento de Marx, Engels, Lenin, Stalin, Mao Tsetung y Trotsky. Por lo que al autor respecta, nadie en el movimiento conocía el anarquismo como ideología política ni lo haría hasta décadas más tarde. Reverenciábamos los retratos de los líderes marxistas, estudiábamos sus libros y integrábamos los debates de sus ideas en nuestras vidas diarias. Nuestro objetivo vital era convertirnos en socialistas revolucionarios.

El crecimiento del Anarcosindicalismo en Bangladesh

http://www.bangladeshasf.com/

El movimiento anarquista obrero de Bangladesh tiene menos de cinco años. Nació de las cenizas del fracasado marxismo-leninismo. El autor de este artículo recuerda el anterior período de la historia de Bangladesh en el cual el marxismo-leninismo ostentaba la hegemonía. Fue un período de profunda fe y afección por el pensamiento de Marx, Engels, Lenin, Stalin, Mao Tsetung y Trotsky. Por lo que al autor respecta, nadie en el movimiento conocía el anarquismo como ideología política ni lo haría hasta décadas más tarde. Reverenciábamos los retratos de los líderes marxistas, estudiábamos sus libros y integrábamos los debates de sus ideas en nuestras vidas diarias. Nuestro objetivo vital era convertirnos en socialistas revolucionarios.

Teníamos tanto fervor en nuestras creencias por un mundo mejor que sacrificábamos la ropa por los libros, la comida por el papel. El movimiento socialista ya estaba activo en Bangladesh cuando mi generación cambió de estudiar el socialismo a ayudar a desarrollar un movimiento socialista de masas. En Dhaka [la capital del país], ayudamos a la difusión de periódicos pro-soviéticos, nos unimos a las organizaciones estudiantiles y participábamos en sus encuentros. Le explicábamos el socialismo a la gente, a los obreros, desde las fábricas a los campos. Nuestro camino estaba guiado por la ciencia y la libertad de expresión y difundíamos nuestras ideas sin imponérselas a los demás. Pero nuestros esfuerzos recibieron rechazo público y a menudo encontraron la muerte.

Cuando hablamos de zonas dominadas por el islam, [tengamos en cuenta que] muchos nos condenaban como ateos e infieles. Y allí donde no éramos simplemente denunciados, muchos de los nuestros fueron asesinados. Nuestra lucha ha sido la historia de los baños de sangre. Hemos perdido muchos de nuestros compañeros. Y aunque los aparatos opresivos nos torturaban y asesinaban, seguíamos adelante con nuestro sueño de revolución y continuábamos dando pasos para hacerla. Nuestro trabajo incrementó el número de organizaciones [agrupaciones] socialistas y apoyos a lo largo de las ciudades y las aldeas. Estos cuerpos eran un intento de luchar contra la tiranía de la opresión, contra la dictadura militar y contra el imperialismo.

Tan pronto como en 1980, logramos oir sobre la naturaleza autoritaria y las contradicciones de la Unión Soviética y China. No creíamos que esto fuera verdad, que el socialismo « científico » pudiera ser falso. En lugar de esto pensábamos que era propaganda imperialista y de la CIA. El colapso consiguiente de la Unión Soviética y la destrucción de la estatua de Lenin nos chocó a todos. Junto con el bloque del este, los países socialistas del resto del mundo cambiaron. Abandonaron cualquier aspiración de socialismo y abrazaron abiertamente la reestructuración capitalista.

Esto produjo un shock tremendo en nuestro movimiento. Releíamos el marxismo una y otra vez, sus fundamentos. Pero no lográbamos entender mejor el fracaso del « socialismo ». Sin embargo, nos empezaron a interesar los textos que criticaban el marxismo-leninismo. Esto nos llevó a leer las obras de muchos anarquistas como Mikhail Bakunin, William Godwin, PJ Proudhon, Peter Kropotkin, Emma Goldman, Errico Malatesta, Alexander Berkman, Max Stirner, Élisée Reclus y Noam Chomsky. Sus obras no están publicadas en forma escrita [en Bangladesh], ni están en bengalí. Así que nuestra forma de aprendizaje se ha basado en leer textos anarquistas por internet en idiomas extranjeros.

Para 2012, muchos de nosotros, antiguos marxistas, habíamos adquirido una idea clara del anarcosindicalismo, debido a nuestros estudios continuos por internet. Debido a que yo he estado implicado en las luchas de las y los obreros del té desde el 2000, fue entre ellas y ellos y entre otros amigos políticos cercanos en donde primero introdujimos las práctica anarcosindicalistas a través del desarrollo del The Tea Workers’ Council (el Consejo de los Obreros del Té). Este consejo no tenía el nombre de una doctrina o partido en especial. Como resultado el 1 de Mayo de 2014, algunos militantes formamos un comité de 23 miembros formado con aquellos convencidos por los principios del anarcosindicalismo. Este comité se ha dedicado a crear organizaciones [NdT el autor se refiere a núcleos o grupos] anarcosindicalistas en unos 52 lugares en la actual Bangladesh.

En la actualidad, estamos recibiendo ayuda de la Anarcho-syndicalist Federation de Australia para mejorar nuestra organización. Con su ayuda, estamos intentando ser miembros de la IWA-AIT.

Buscamos solidaridad de nuestras hermanas y hermanos camardas de todo el mundo. Queremos trabajar junto a todas y todos ellos.

AKM Shihab
Sylhet, Bangladesh
June 2018.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *